En noviembre de 2016, tuve la oportunidad única de asistir a dos eventos de tecnología. En primer lugar, fui invitado como colaborador Open Source a WebSummit 2016 y en segundo lugar asistí a JoomlaDay Granada 2016. Las diferencias entre ambos eventos son notables y una descripción precisa de los desafíos actuales que enfrentamos hoy.

El Desafío de alcanzar La Cumbre

WebSummit es un gran evento europeo, con una audiencia de más de 50.000 asistentes, donde se pueden encontrar desde grandes corporaciones, mostrando campañas de marketing bien planificadas, hasta pequeñas start-ups lanzando prototipos no funcionales.

En años anteriores, WebSummit había tenido lugar en Dublín, pero este año, para alcanzar un mayor alcance, la organización saltó a Lisboa y ejecutó una estrategia perfecta. En este contexto, la hermosa ciudad de Lisboa recibió nuestra invasión de profesionales del mundo web, aceptó la apuesta, y estuvo dispuesta a responder con una infraestructura adecuada y un ejército de voluntarios.

El Desafío de alcanzar La Cumbre

A esta escala, la organización logró un éxito. Podemos argumentar que en los primeros días todos los lugares estaban llenos y que era incluso difícil escuchar las charlas en espacios abiertos. Sin embargo, después de la locura inicial, había espacio para hablar, aprender nuevas ideas, o tocar la fuente cruda de la innovación tecnológica. En este ámbito, temas como la inteligencia artificial, big data, drones, realidad virtual, automoción, IoT, robots o robótica tuvieron sus 15 minutos de fama. Por supuesto, pudimos encontrar a nuestros temas habituales: SaaS, E-commerce, creativos, marketers, bancos líderes, negocios deportivos, etc. En general, el panorama actual de la tecnología web estuvo bien representado.

Por otro lado, asistí a JoomlaDay Granada 2016, un evento organizado por nuestra comunidad española de Joomla!. Una oportunidad increíble para conocer Joomlers, amigos, colegas y estudiantes. ¡Todos nosotros convocados por nuestro interés común en Joomla! CMS y la tecnología de código abierto. Un momento en el tiempo en el que pudimos ser testigos privilegiados de la forma en que un grupo de usuarios en Granada va tomando forma.

El Desafío de alcanzar La Cumbre

Ambas experiencias no podrían ser más diferentes. Los precios de la WebSummit van subiendo desde 300 € hasta 5.000 €, durante un año hasta que se vende por completo. Los JDays suelen ser gratuitos, patrocinados por desarrolladores de software o proveedores de servicios, y ubicados en lugares educativos o gubernamentales.

Desde el punto de vista de un Joomler, WebSummit es un entorno extraterrestre. Puede ser abrumador o totalmente molesto. Estamos acostumbrados a nuestra comunidad, donde las relaciones cercanas se forman a lo largo de los años para formar un nicho pequeño de nerds. Nos conocemos mutuamente y conocemos nuestras habilidades profesionales al detalle. Por ejemplo, en nuestras reuniones, hablamos de lo que hemos estado haciendo recientemente, y ni siquiera hablamos de nuestra actividad comercial.

Ahí afuera, hay un mundo entero para desafiarnos. En el exterior, podemos encontrar ideas nuevas y aplicar conceptos nuevos en nuestros sistemas. La evolución es la clave para sobrevivir. Necesitamos esta presión tecnológica para entender los retos que nuestros usuarios enfrentan cada día. Para ser exactos, en Joomla, tenemos preguntas pendientes que debemos responder, y por mi parte también busco soluciones a estos problemas. Sólo tenemos que combinar estos nuevos conceptos y Joomla! para encontrar nuevas oportunidades de crecimiento. Para ser claro, estamos en una era post-web y post-móvil; tenemos que adoptar estas ideas para evolucionar.

Para resumir, puedo concluir que ambos eventos me ayudaron a entender mejor el estado actual del arte de la tecnología web.

En nuestro nicho, tenemos entusiastas altamente calificados, listos para resolver cualquier problema. Tenemos un legado de más de diez años de una de las mejores piezas de tecnología jamás creada por una comunidad de código abierto. Nada nos impide llevar el cambio a los tiempos modernos. Por lo tanto, la gran pregunta es: ¿te atreves a ir allí?